reality show

Sin categoría
0

El marco. Tu vida en 20 metros cuadrados. Y más.

VictorBlazquez 14 septiembre, 2010
Hace unos años detestaba el mundo de los realities. Me aburrían soberanamente. Hasta que descubrí, por casualidad (y por suerte), Survivor. El de verdad, el americano. Desde entonces, me declaro absolutamente fan de dicho programa, vivo deseando que empiece una nueva edición, que por cierto, empieza mañana.
Pero ya hablaré de Survivor en otro momento.
A raíz de Survivor me di cuenta que el problema no era de los realities, sino de cómo se hacen los realities en este país. Supervivientes es la versión cañí de Survivor, pero mientras el americano dura cuarenta minutos de reloj, está grabado (con lo que los concursantes sólo están en la isla 39 días), tiene un montaje digno de película de acción y la estrategia individual supone el 80% del juego, lo que da lugar a que sea impredecible… la versión telecinquera dura dos horas y media por programa, es en directo, lo que le resta todo ápice de dinamismo , ya que cortan a cada rato para entrevistar en plató y hacer seguimientos innecesarios, y hace que estén en la isla tres o cuatro meses, y debido al sistema “llama por telefono para expulsar mientras nosotros te cobramos” el componente estratégico, que en realidad es lo mejor del formato, se ve reducido a casi nada. Porque al final, el Supervivientes de aquí consiste en caerle bien al público para que no te vote, ergo, te conviene ser bueno. Allí, dependen de sí mismos, así que cuando alguien se ve en una situación desfavorable hará lo que sea, mentir, engañar, difamar, manipular, con tal de lograr sus objetivos.
En fin, a Survivor le siguió The amazing race, la gran gymkhana alrededor del mundo. Lo mismo, los americanos lo hacen como si fuera una película de acción, sin darte un minuto a respirar, y permitiendo que los concursantes dependan unicamente de ellos para seguir en la carrera. Llegamos a Espain y lo versionamos, convirtiéndolo en “La vuelta al mundo”. Asesinos en el casting aparte, el programa de Antena 3 era un soberano aburrimiento, ya que a lo cutre de las pruebas le sumaban el cortar la emoción que se le supone a una carrera metiéndote un plató con entrevistas a los familiares de los concursantes. Seeeñor.
Me imagino estar viendo un Formula 1 y de repente te llevan a plató para que el amigo de la infancia de Fernando Alonso te cuente que era muy desordenado y pegaba patadas a los profesores. A tomar por culo la emoción de la carrera.
Pero a lo que iba…

El marco.

Hoy se estrenó en A3, como primicia mundial, el formato por el que varias cadenas del mundo se peleaban. Básicamente es un Gran Hermano por parejas que convivirán en 20 metros cuadrados sin poder salir de sus habitáculos más de 40 minutos al día. De por sí, los realities de convivencia no me emocionan, me gustan más los de competición, pero decidí ver el estreno por aquello de poder criticar. A fin de cuentas, si en las ferias de formatos había tenido tanto bombo sería por algo.
Me hago la cena y me pongo delante de la tele.
10 minutos de anuncios. Ya añoro internet.
Empieza. Y sí, nos meten de lleno en un plató. Primer error.
Sale la tal Patricia a presentar. Y empieza a hablar. Te cuenta en qué consistirá el programa, te dice que habrá 8 parejas y, ANTES SIQUIERA DE HABER CONOCIDO A LAS PAREJAS CONCURSANTES, se pone a entrevistar a algunos de sus familiares. ¡Pero vamos a ver! ¡si aún no conozco al casting, que es el 90% de un programa así, por qué coño me están contando cosas señores y señoras que ni conozco ni me importan un carajo!
Respiro hondo. Al menos que la cena no se me atragante.
Más blablabla. Que si te enseño uno de los habitaculos, que si tal y que si cual.
20 minutos de programa cuando empiezan a presentar a la primera pareja. ¡20 minutos de programa! Madre mía de mi vida, en la última temporada de Survivor en 20 minutos ya estaban todos presentados, habían empezado un reto y teníamos un hombro dislocado y dos dedos rotos.
Así se hace, señores de Antena 3. Demostrando una vez más que el plató es sinónimo de anti-dinamismo.
Decido darle una oportunidad. Ya he decidido que no me gusta el programa, pero quiero ponerlo a caldo a conciencia. Ah, y cuando el casting es tan jodidamente fundamental en tu programa, hay que intentar llevar gente interesante. Y luego hubo un par de parejas que salvaría de la quema, pero coño, no empieces por las más aburridas y chabacanas. Parece que quieren que deje de verlo. La madre y la hija, para darlas de comer aparte. En fin.
El programa sigue con esa tónica y ese ritmo frenético (jurl, jurl, ironía en mi blog), presentándote a las parejas tan condenadamente lento que si hubiera palomas revoloteando parecería una peli de John Woo.
Hora y cuarto. Estoy aburrido. Y en el programa se ponen a hacer bromitas de producción a los concursantes (unas bromas que riase dios de los monty python: llevar a una nueva pareja a una habitación que no es la suya y después hacer que los pobres meritorios de producción, con un casco de moto en la cabeza, lo juro por Jack Bauer, les secuestren de uno en uno para llevarles a su habitación verdadera. La monda lironda).
Vamos a ver, alma cántaros… ¿Cómo demonios se supone que me va a hacer gracia una broma sin gracia si no conozco a la gente que la sufre? Si eso lo haces en el día 14 cuando ya se conoce a los concursantes, cuando hay gente encariñada con unas parejas u otras, puedo entenderlo… pero el día 1… ¿Qué le pasa a esta gente? En serio lo pregunto…
En fin, tampoco es como que yo me vaya a enterar si hacéis estas bromitas el día 14, porque a las dos horas de programa he decidido apagarlo y venir al ordenador. Y no considero haber perdido dos horas de mi vida porque estaba cenando. Sólo he perdido hora y cuarenta y cinco, desde que acabé de cenar.
En serio, lo de hacer que todos los programas duren 3 horas y meterles plató aunque no sea necesario, que las series duren hora y media, cuando ya es complicado mantener el ritmo y la emoción en 40 minutos, imagina en hora y media… No sé, me demuestra que estamos a muchos años luz por detrás de los americanos en materia audiovisual.
Sí, que cool estás Patricia. Veremos si sonríes cuando El marco se pegue la ostia de audiencia…
Y ahora os contaré una anécdota. Hace casi un año, una persona con renombre en este páis, director/a de cine, mientras aprovechábamos un parón de la pre-producción, me dijo “los americanos no tienen moral, sólo hay que ver las series que hacen”.
Mi expresión debió ser similar a las de las muñecas hinchables. Boca abierta y ojos de imbécil. Pero consciente de mi puesto de trabajo, cerré la boca y comí directamente mirando el plato, mientras escuchaba la conversación. Porque no os lo perdáis, pero después de eso añadió que su hij@ veía Física y Química, y que le parecía buena serie.
Vale que en el mundo ahora sea cool ser anti-americano. Vale que si vas de gafapasta te tiene que gustar el cine Uzbeko y pakistaní, por ejemplo, pero Terminator te debe parecer blasfemia. Vale que hagamos tele cutre y nos creamos los mejores… Pero coño, un poquito de sensatez tampoco viene mal.
¿Física y Química es moral? ¿Poner Telecinco en época de Gran Hermano a las seis de la tarde y ver edredoning es moral? ¿Esas series nuestras donde para que un personaje parezca duro lo único que saben hacer es que diga muchos tacos, todo el rato con el coño y el joder en la boca? ¿Esa niña demoníaca de Peking Express 2?
¿En serio?
En Estados Unidos sólo enseñan carnaza si es cosa de HBO. Restringen los tacos al mínimisimo (en 8 temporadas, Jack Bauer dijo una vez “Son of a bitch” y lo más que decía cuando se cabreaba era “Dammit”, que viene a ser “Maldición”), y en los programas de telerrealidad emborronan canalillos, rajas del culo, tetas e incluso bocas cuando alguien dice un taco, que obviamente tampoco llegas a oír.
Y ellos son los inmorales.
Ya, pues mira, creo que va a ser que no. Y además, hacen mejor tele. Hala.
Sin categoría
0

Reality Web

VictorBlazquez 13 julio, 2009
De todos es sabido que desde hace un tiempo estoy enganchado a un Reality, y sigo diciéndolo, el Survivor de Estados Unidos es una peli de acción e intriga. Y debido a este programa, he descubierto un submundo de internet que desconocía y me ha dejado… flipando.
Buceando en las webs de descarga, di hace unas semanas con un post que hablaba sobre una versión de Survivor por internet, que iba por la tercera edición. Me pareció una idea cojonuda, muy interesante y sobre todo fuera de lo normal, y me apunté. A los pocos días me enviaron un correo de vuelta diciéndome que me habían admitido, y desde entonces, participo en dicho Reality, llamado Torneo Superviviente.
Estaba super intrigado, me preguntaba cómo se iban a llevar a cabo las pruebas, el propio concurso. No lo entendía. Y una vez comenzó, la idea me sigue pareciendo cojonuda (aunque eso sí, lleva tiempo). Y pasar por un consejo tribal te llena de toda esa paranoia de “¿Me estarán engañando todos diciéndome que vamos a votar por X cuando en realidad me van a expulsar a mi? ¿Estoy aliado con tal y con cual? ¿Me puedo fiar de ellos?”. Y me doy cuenta de una cosa… Si la paranoia es así en un reality virtual… ahora entiendo los nervios de los concursantes del de la tele, que se juegan un millón de dólares…
Pero no quería hablar de eso. El caso, es que a raíz de apuntarme y empezar a jugar al Torneo, me dio por curiosear, y descubrí un submundo de realitys por internet que desconocía, y que me ha dejado con la boca abierta. Hay de todo tipo. Tres o cuatro clases de survivors, varios grandes hermanos, factor x, operación triunfo, el topo… Infinidad de programas televisivos llevados a la Red. Y al parecer, algunos de los concursantes de estos realitys son verdaderas estrellas de internet gracias a haber pasado por ellos.
Y no sé muy bien la reacción que eso me produce. Es extraño.
Pero desde luego sí que sé que Internet no deja de sorprenderme.

Login to your account

Can't remember your Password ?

Register for this site!