El manantial

0

Fotos de la presentación de El cuarto jinete en Fnac Callao – Madrid

VictorBlazquez 13 septiembre, 2012

Presentados de forma inmejorable por Juan Antonio Román, cofundador de ESMATER (Asociación de Escritores de Terror Madrileños), el sábado 8 de septiembre de 2012 se habló en la Fnac de Callao de dos novelas de la línea Z: El cuarto jinete, de un servidor, y El manantial de Alejandro Castroguer.

La velada fue interesante. En lugar de Alejandro contamos con la presencia de Abel, protagonista de la novela de Castroguer, recién salido del psiquiátrico, y charlamos un rato con los asistentes al eventosobre zombies, literatura y cine.

Cuando llegó el turno de preguntas, una de ellas recayó en mí: ¿Te gusta el chocolate? Me quedé en blanco, pensando “¿y esto a qué viene?” y me puse a contestar. Así que de repente me sacaron una tarta de tres chocolates y me cantaron el cumpleaños feliz. La verdad, fue un momento bonito y entrañable. Como ya he dicho en muchas ocasiones, lo mejor de haber publicado la novela es la gente a la que he conocido gracias a ella. Y este día se dieron cita en la Fnac muchas personas a las que ahora aprecio y cuento como amigos.

Gracias.

5

Libros leídos 2012 (12): El manantial

VictorBlazquez 30 junio, 2012
LIBROS LEÍDOS 2012

1) Los caminantes: Hades Nébula, de Carlos Sisi
2) Choque de reyes (Canción de hielo y fuego 2), de George R.R. Martin
3) El Gobernador, de Robert Kirkman y Jay Bonansinga
4) Eterna, de Guillermo del Toro y Chuck Hogan
5) Edén interrumpido, de Carlos Sisi

6) 22/11/63, de Stephen King 
7) El hombre en el castillo, de Philip K. Dick
8) Noche de difuntos del 38, de Manuel Martin.
9) Area 81, de Stephen King
10) La Guerra de la Doble Muerte, de Alejandro Castroguer
11) Blockade Billy, de Stephen King
12) El manantial, de Alejandro Castroguer

Es complicado reseñar esta novela sin hacer spoilers sobre su contenido, por lo que seré breve y comedido. Y para empezar, una opinión básica: Es una pena que por la dichosa etiqueta que se puede observar en la portada mucha gente se vaya a quedar sin leer una gran novela. Ojo, que la etiqueta no miente, que entre estas páginas se encuentran imágenes verdaderamente violentas y sexo tan explícito como el que podrías encontrar en cualquier película pornográfica. Alejandro Castroguer ha escrito este libro sin ningún tipo de tapujo, escupiendo sus palabras sobre el papel con absoluta impunidad, decidido a mostrar la crudeza de lo que hay detrás del ser humano, aquello que muchos callan y niegan pero que existe y es tan real como la vida misma: el sexo y la violencia.
En sí, la novela habla de dos supervivientes a una hecatombe zombie, Abel y Verona, que eran apenas unos niños cuando el desastre borró la humanidad de la faz de la tierra. Malviven encerrados en un instituto dando rienda suelta a sus juegos de sexo y sangre, obligados a permanecer en la prisión que supone el instituto debido a la horda de muertos vivientes que les rodean.
Personalmente, para mí la novela va de más a menos. No de una forma alarmante o que te haga renegar del libro, ojo, pero la primera mitad de la historia es tan brutal, tan cruda y tan directa que me atrapó sin concesiones. Permitid que me explique:
Quedé completamente a merced de la mente del autor (enferma, ese tipo tiene que ser un maldito enfermo y a mí no se me ha ocurrido otra cosa que crear una amistad con él. Eso me hace dudar sobre quién es el más enfermo de los dos…). Esos dos personajes tan maravillosamente dibujados que son Abel y Verona despertaron mi imaginación y mi mente, desde prácticamente el principio se despertó un odio profundo en mí hacia Abel, y me maravilló ese pequeño detalle, pero tan grande en realidad, de hacer que ninguno de ellos supiera describir objetos cotidianos para nosotros pero que ellos, al crecer en un mundo que no los tenía, no sabía darles uso ni palabra, ese desconocimiento de significados me resultó de lo más gratificante. Ir descubriendo, de la mano de semejantes hijos de puta lo que significaban sus juegos (el bautismo, la llamada telefónica, la evangelización), todo a ritmo del The end de The doors me resultó tan placentero como sublime.
Por contra, la segunda mitad de la novela me resultó menos interesante. Una vez expuestas las cartas sobre la mesa quedaba tan sólo guiarnos hacia la resolución, introduciendo tres piedras y lo que viene con ellas (lo describo así para que sólo sea entendido por aquellos que han leído la novela y sin decir nada en realidad), y aunque el pulso narrativo se mantiene y el interés por lo que suceda no decae (de hecho, amé toda la parte final de Abel), como es obvio deja de lado la imagenería, la construcción de ese universo que sólo entienden abel y Verona ha concluído y por tanto aquí deja paso a la trama, y mi emoción bajó del 10 absoluto al 9. Ya dije que no era alarmante. 
Y sólo es algo que yo opino, esa construcción de ese universo hizo que mi imaginación despertase y se emocionase y por tanto aprecié mucho más esa primera parte, simplemente.
Castroguer, eres un degenerado. Ahora bien, un degenerado que escribe de puta madre. Felicidades, te has sacado de la manga un novelón.

Login to your account

Can't remember your Password ?

Register for this site!